Monasterios de San Millán

El monasterio de Suso excavado en la roca, fue el lugar donde vivió el santo y donde fue enterrado en el año 574. Tiene un orígen visigótico con aportaciones mozárabes y románicas (siglos VI al X). En el mismo se encuentran las que se dicen son las tumbas de los Siete Infantes de Lara.

El monasterio de Yuso fue fundado en el siglo XI por el Rey Don García de Nájera, y en él se conjugan diferentes estilos por sus reconstrucciones posteriores. Destacan por su valor su claustro gótico y las arquetas de oro y marfil que contienen los restos del santo, así como la Biblioteca y el Archivo con ejemplares únicos. A los valores artísticos hay que agregar que dentro de sus muros se escribieron las primeras palabras del idioma castellano o español (Glosas Emilianenses) y del vascuence. Por todo esto, los Monasterios fueron reconocidos como Patrimonio de la Humanidad.